nuevas tecnologías

  • O. Cachard: «Ondas electromagnéticas, contaminación invisible»

    La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (CIRC/IARC) ha clasificado los campos electromagnéticos de microondas (telefonía móvil, wifi, Bluetooth...) en la categoría de «posiblemente carcinógenos para los seres humanos» . . . De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) hay indicios de relación entre la exposición a largo plazo a las ondas electromagnéticas y algunos cánceres . . . Otros estudios ya habían indicado una relación entre la exposición a largo plazo a los campos eléctricos de baja frecuencia de las líneas de alta tensión y la aparición de tumores malignos . . .

    Uno de los obstáculos que frenan la formación de un consenso sobre la nocividad de las ondas electromagnéticas son los conflictos de intereses que afectan a la investigación denominada «básica» . . . Lo atestigua el escaso número de estudios sobre los efectos biológicos de la exposición a largo plazo, que son potencialmente los más graves, en contraste con el efecto térmico de la exposición a corto plazo . . .

    Olivier Cachard: «Ondes magnétiques, une pollution invisible», en Le Monde diplomatique, febrero 2017 (extr. y trad. La Litera información)

  • O. Cachard, « Ondes magnétiques, une pollution invisible »

    Le Centre international de recherche sur le cancer (CIRC) a classé les champs électromagnétiques hyperfréquences (téléphonie, liaisons radio type Wi-Fi ou Bluetooth) dans la catégorie « peut-être cancérigènes pour l’homme » . . . Selon l’Organisation mondiale de la santé (OMS), il existe des signes d’un lien entre une exposition de longue durée aux ondes électromagnétiques et certains cancers . . . D’autres études avaient auparavant montré un lien entre l’exposition de longue durée aux champs électriques basses fréquences des lignes à haute tension et l’apparition d’une tumeur maligne . . .

    [Un des] obstacles [qui] ralentissent l’émergence d’un consensus sur la nocivité des ondes électromagnétiques [sont] les conflits d’intérêts qui entachent la recherche dite « fondamentale » . . . En témoigne le très faible nombre d’études consacrées aux effets biologiques de l’exposition de longue durée, qui sont potentiellement les plus sérieux, par contraste avec l’effet thermique de l’exposition de courte durée . . .

    Olivier Cachard, « Ondes magnétiques, une pollution invisible », dans Le Monde diplomatique, février 2017 (extr. La Litera información)

  • F. Lordon: «¿Política post-verdad o periodismo post-político?»

    . . . las redes sociales, nos explica Viner, son el lugar por excelencia de la post‑verdad, ya que encierran a sus miembros en «burbujas de filtro», esos algoritmos que les dan sólo aquello que quieren comer y no dejan que les lleguen ideas molestas, organizando así el vegetar en lo mismo, el auto‑refuerzo del pensamiento ajeno a cualquier perturbación. Se diría que estamos leyendo una descripción de la prensa convencional, que nunca ha sido otra cosa que una gigantesca burbuja de filtro . . . la «realidad» como argumento para clausurar cualquier discusión, es decir, la negación de toda política como posibilidad de alternativa . . .

    . . . . . . la gente obtusa, por su parte, sigue pensando que todavía hay mucho que hablar, y cuando todas las instituciones establecidas de la post‑política rehúsan atender este deseo elemental de política, se agarra a un clavo ardiendo, con tal que sea diferente.

    Frédéric Lordon: « Politique post-vérité ou journalisme post-politique ? » en  Les blogs du « Diplo » : La pompe à phynance, 22 noviembre 2016 (extr. y trad. La Litera información)

  • F. Lordon, « Politique post-vérité ou journalisme post-politique ? »

    . . . les réseaux sociaux, nous explique Viner, sont par excellence le lieu de la post‑vérité car ils enferment leurs adhérents dans des « bulles de filtre », ces algorithmes qui ne leur donnent que ce qu’ils ont envie de manger et ne laissent jamais venir à eux quelque idée contrariante, organisant ainsi la végétation dans le même, l’auto‑renforcement de la pensée hors de toute perturbation. Mais on croirait lire là une description de la presse mainstream, qui ne se rend visiblement pas compte qu’elle n’a jamais été elle‑même autre chose qu’une gigantesque bulle de filtre ! . . . la « réalité » comme argument fait pour clôturer toute discussion, c’est‑à‑dire évidemment la négation de toute politique comme possibilité d’une alternative . . .

    . . . le peuple obtus continue, lui, de penser qu’il y a encore matière à discuter, et quand toutes les institutions établies de la post‑politique refusent de faire droit à cet élémentaire désir de politique, alors ce peuple est prêt à saisir n’importe quelle proposition, fût‑ce la pire, pourvu qu’elle soit celle d’une différence.

    Frédéric Lordon, « Politique post-vérité ou journalisme post-politique ? » dans  Les blogs du « Diplo » : La pompe à phynance, 22 novembre 2016 (extr. La Litera información)

  • R. Falkvinge, sobre el poder de la narrativa

    Si tienes el poder de la narrativa, nunca más necesitarás dinero en tu vida: puedes ser literalmente un dios andando entre los hombres, al menos por lo que a ellos concierne. El poder de la narrativa, la capacidad de decidir por los demás dónde está la verdad y dónde la mentira, es el mayor poder que ha existido en cualquier sociedad humana, desde las tribus de la sabana . . .

    Los medios de comunicación establecidos creen sinceramente que todavía tienen ese poder, como hace cincuenta años. Lo tenían antes de Internet. Están construídos, conformados y definidos alrededor de la creencia institucional de que tienen el poder de la narrativa, y son intrínsecamente incapaces de dejar de creerlo. Por lo tanto, cuando los medios de toda la vida dibujan una imagen coherente, unificada, y en el mundo sucede algo inconsistente con esa imagen unificada, esos medios creen que el mundo se va al garete.

    Rick Falkvinge: «Elections, the Internet, and the Power of Narrative», en Privacy News Online ; Los Angeles : London Trust Media, 2016-11-10 (extr. y trad. La Litera información)

  • R. Falkvinge on the Power of Narrative

    If you’re holding the Power of Narrative, you don’t need money ever again in your entire life; you could literally be a walking god among men, at least as far as they’re concerned. The Power of Narrative, the ability to tell other people what is true and false, that’s the greatest power that has ever existed in any society of people, from savannah-tribe size and up . . .

    The established newsmedia genuinely believe they still hold this power, like they did fifty years ago. They had it before the Internet. They’re built, constructed, and defined around an institutional belief that they hold the Power of Narrative, and they are institutionally incapable of unlearning holding that power. Therefore, when the established newsmedia paints a coherent, unified picture, and something inconsistent with that unified picture happens in the world, the established newsmedia believe the world is broken.

    Rick Falkvinge: «Elections, the Internet, and the Power of Narrative» in Privacy News Online ; Los Angeles : London Trust Media, 2016-11-10 (excerpt La Litera información)

  • Albelda ya tiene fibra óptica en todo el municipio

    Albelda dispone de acceso a banda ancha de hasta 300Mb.

  • La DPH oferta veinte cursos gratuitos on line de formación en tecnología

    La Diputación Provincial de Huesca ofrece hasta noviembre formación en tecnología de manera gratuita para todos los ciudadanos altoaragoneses.

  • Castillonroy incorpora las nuevas tecnologías a los bandos municipales

    Los vecinos de Castillonroy reciben los bandos municipales en el movil.

  • Teniente Kaffee: «Derecho de algoritmos 101»

    Verán, cuando una mujer acude a una comisaría de policía a interponer una denuncia por violencia de género, se realiza una valoración del riesgo para la víctima. En resumen, de los datos que va aportando la denunciante, se van llenando ítems en un programa informático llamado VPR . . .

    Ya saben que, tratándose de derecho penal, ante la duda siempre hay que decidir en favor del sospechoso. Sin embargo, este sistema informático del que hablamos está aplicando la máxima contraria: ante la duda, la valoración más restrictiva. Y lo mismo me dicen que sucede con el software empleado para la progresión o regresión de grado de los internos en centros penitenciarios . . .

    No es que se trate de inteligencias artificiales de la complejidad de un coche autónomo, es que se trata de software cerrado, privativo, cuyo código no es accesible.

    . . . el debate sobre el uso de software libre por las Administraciones Públicas no es cosa que solo ataña a frikis melenudos: la posibilidad de conocer, de que alguien pueda auditar cómo funcionan esos programas, es uno de los derechos más importantes que debemos conquistar en el futuro. Porque esos sistemas informáticos son los que van a afectar al resto de nuestros derechos como ciudadanos.

    Teniente Kaffee: «Derecho de algoritmos 101», en eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 2016-09-18 (extr. La Litera información)

Página 1 de 5

La monogamia es el único pacto social, junto con el patriotismo (la otra gran forma de monogamia) que es intocable, incuestionable. Hemos dejado de creer en dios, en el capital, en el patriarcado y en los telediarios. Nos hemos cargado la virginidad obligatoria, el matrimonio obligatorio y la heterosexualidad obligatoria . . . pero al llegar a casa acabamos refugiadas en el esquema conocido de siempre: una cosa es ser liberal y otra cosa muy distinta es ser cornuda . . .

. . . si nuestro amour nos pidiese dejar de hablar con los demás de por vida nos parecería aberrante y saltarían todas las alarmas del maltrato. Pero al tiempo que pensamos el amor como un sentimiento exclusivo, pensamos el sexo más como un vicio que como una parte esencial del ser, necesaria y constituyente de la vida. Por eso cuesta tanto reivindicar y defender la diversificación sexual . . .

El cambio de paradigma que propone la ruptura de la monogamia obligatoria no es la banalización definitiva de los amores, sino todo lo contrario: el compromiso final, el que late en el fondo de los compromisos políticos, ideológicos y sociales, pero que es bastante más jodido, bastante menos vistoso y bastante más arriesgado.

Brigitte Vasallo: «Romper la monogamia como apuesta política», en pikaramagazine.com ; Bilbao : EME Komunikazioa, 2013-03-22 (extr. La Litera información)

0
0
0
s2smodern