Hoy un día cualquiera de febrero de 2017 doy comienzo a mi colaboración en Litera Información, de un modo sencillo, transparente y claro, deseando que mis escritos os aporten algo y que en algún momento os hagan reflexionar...

Merce Miranda 010217Creo que lo más lógico es presentarme ya que voy a entrar en vuestras vidas (los que me leáis) periódicamente, algunos me conocéis personalmente, otros de       oídas y muchos no sabéis quien soy. Me llamo Mercè Miranda y soy de Tamarite de Litera, aunque mi nacimiento hace ya unos años fue en Almenar (Lleida).

De que irá mi pagina ... ni yo lo sé. Os puedo adelantar que puede ir desde comentarios de montaña, naturaleza, fotografía... todo unido a mi manera de sentir y ver el día a día.

El día a día... no es fácil, no es nada fácil el poder superar un día y no morir en el intento. Pues la sociedad en la que estamos inmersos, nos hace la puñeta todo     lo que puede y más, vivimos en un mundo donde prevalece la superficialidad, el consumismo la competencia.... si nos inclinamos a ver y seguir estos patrones,     nuestro día a día estará repleto de rivalidad, inseguridad, incluso me atrevería a decir que despotismo y agresividad.... Pero podemos optar por querer vivir el día a día valorando las pequeñas cosas, aquellas que nos pasan desapercibidas, las que siempre están y no les hacemos caso, aquellas que tan solo tienes que mirar con los ojos abiertos y sentir con el corazón.

Hoy para empezar compartiré la primera puesta de sol del 2017, con todos vosotros. Porque una puesta de sol? la explicación es sencilla, el haber cruzado otro día es un regalo y sabiendo que siempre hay un nuevo amanecer, no tiene precio.

 

 

  

Foto: del Cami de Ronda entre Vilanova i la Geltru y Sitges. 1.1.2017.


0
0
0
s2smodern
Tamborrada 2017

“Barbijaputa ya sé dónde vives, y voy a ir a asesinarte destrozándote el vientre a cuchilladas, feminazi de mierda!”. Esta frase, que puede parecer excepcionalmente dura, la recibí el otro día en mi buzón de correos . . . Lo alarmante no es ya tanto que la recibiera sino, más bien, darme cuenta de que estoy tan habituada a mensajes así que seguí desayunando . . .

Y no pasa nada. El activismo feminista está perseguido de esta manera por hombres que se saben completamente impunes, sin que absolutamente nadie le preste atención. La policía y la fiscalía, por su parte, sólo trabajan de oficio en las redes para buscar a personas que estén haciendo chistes sobre Carrero Blanco o ETA.

. . . muchos de esos hombres que . . . piensan que las feministas odiamos a los hombres por el simple hecho de ser hombres . . . sin informarse por sí mismos, sin leer jamás un libro feminista, sin saber realmente de qué va todo esto y qué reclamamos . . . se escandalizarían de las amenazas que luego sufrimos, sin saber que son colaboradores necesarios de esos acosadores.

. . . Unos prefieren la indiferencia y la ignorancia para hacernos desaparecer –si no de la sociedad al menos de su pensamiento–; otros atacan, insultan o se mofan; pero como en toda pirámide de violencia, en la cúspide están los agresores. Y todos los antifeministas tienen que entender que sin la base que ellos conforman, esa cúspide no existiría y las feministas no seríamos la diana de este acoso tan sangrante como normalizado.

Barbijaputa: «Libertad de persecución», en  eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 2017-03-23 (extr. La Litera información)