Vladislav Parechyn y Sergio García medallistas en Alicante

El pasado sábado 11 de Febrero, Alicante acogió la celebración de la Copa de España de Judo para la categoría cadete. Una competición puntuable para el Ranking Nacional con numerosos puntos en juego ya que estaba catalogada como “Categoria A”.

El Club Judo Binéfar se desplazó a la cita con 10 judokas de la categoría cadete obteniendo variados resultados.

En el apartado femenino, Laura Rivera perdía en la primera ronda de -57kg quedándose sin opción a repesca. Misma situación para Jesús Sanmartín y Diego Ferrer en -55kg masculino así como para Marc Naval y Javier Pequerul en -60kg. En -90kg, Eloy Rodríguez no superaba la primera ronda y tampoco conseguía progresar en repesca.

En -60kg, Manuel Alonso venció las dos primeras rondas por Ippon. En tercera ronda (cuartos de final) se veía superado por su rival y ya en ronda de repesca no lograba vencer para seguir progresando.
En -66kg, Moussa Macalou lograba vencer en primera ronda sin embargo se veía superado en su segundo encuentro frente al catalán Marc García, posterior vencedor de la categoría. Por su parte, Sergio García alcanzaba los cuartos de final tras tres grandes encuentros y seguía su progresión en la repesca hasta alcanzar el tercer puesto final de la categoría.

En -81kg, Vladislav Parechyn, se hacía con la victoria final tras disputar tres encuentros venciendo el primero por Ippon y los dos siguientes por Waza ari en dos combates muy igualados.
Sin duda, una buena actuación general con la guinda de dos medallas, la de Vladislav Parechyn que sigue demostrando un grandísimo nivel en el ámbito nacional y la de Sergio García que acudía a su primera competición importante tras la lesión sufrida hace unos meses.


0
0
0
s2smodern
El Aljilbe, bar restaurante, Binéfar
Tamborrada 2017
El Aljilbe, bar restaurante, Binéfar

“Barbijaputa ya sé dónde vives, y voy a ir a asesinarte destrozándote el vientre a cuchilladas, feminazi de mierda!”. Esta frase, que puede parecer excepcionalmente dura, la recibí el otro día en mi buzón de correos . . . Lo alarmante no es ya tanto que la recibiera sino, más bien, darme cuenta de que estoy tan habituada a mensajes así que seguí desayunando . . .

Y no pasa nada. El activismo feminista está perseguido de esta manera por hombres que se saben completamente impunes, sin que absolutamente nadie le preste atención. La policía y la fiscalía, por su parte, sólo trabajan de oficio en las redes para buscar a personas que estén haciendo chistes sobre Carrero Blanco o ETA.

. . . muchos de esos hombres que . . . piensan que las feministas odiamos a los hombres por el simple hecho de ser hombres . . . sin informarse por sí mismos, sin leer jamás un libro feminista, sin saber realmente de qué va todo esto y qué reclamamos . . . se escandalizarían de las amenazas que luego sufrimos, sin saber que son colaboradores necesarios de esos acosadores.

. . . Unos prefieren la indiferencia y la ignorancia para hacernos desaparecer –si no de la sociedad al menos de su pensamiento–; otros atacan, insultan o se mofan; pero como en toda pirámide de violencia, en la cúspide están los agresores. Y todos los antifeministas tienen que entender que sin la base que ellos conforman, esa cúspide no existiría y las feministas no seríamos la diana de este acoso tan sangrante como normalizado.

Barbijaputa: «Libertad de persecución», en  eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 2017-03-23 (extr. La Litera información)