Los representantes del sector porcino en la provincia de Huesca, consideran grave la imagen que se dió en el programa Unidad Movil, emitido por la televisíon pública el pasado viernes.

Esta mañana en la sede de la comarca Jose Luís Lavilla, Jose Luís Fumanal y Luís Garuz, representantes de ASOPECO que aglutina a las comarcas del Bajo Cinca, Somontano de Barbastro, Cinca Medio, Ribagorza y Litera manifestaban su descontento y preocupación sobre la imagen de las granjas y de los criadores de porcino en Huesca que se dió en el programa Unidad Movil de la televisón autonómica. 

Desde ASOPECO ven en el documental  una tergiversación malintencionada de la situación real de los criadores en la provincia, sector que consideran que ya está muy vapuleado, donde 5.000 familias dependen del porcino, donde la cria de cerdos representa un 20% del PIB y que históricamente ha servido y sirve para fijar población en el territorio. En estos momentos en que el 55% de la producción se exporta dentro y fuera del territorio europeo a paises muy exigentes en cuanto a calidad y algunos tan competitivo como China puede causar graves perjuicios económicos la emisión de este tipo de informaciones y más desde una televisión pública.

Los representantes de ASOPECO manifiestan que se sienten ninguneados por parte de la administración de la cual no reciben ningún tipo de ayuda directa desde hace dos años, situación que afecta fundamentalmente a las Asociaciones de Defensa Sanitaria que en estos momentos corren el peligro de desestructurarse. Recuerdan igualmente que las cuatro principales empresas oscenses pertenecen al sector porcino.

Declaran que teniendo en cuenta que la mayor parte de la producción se exporta : "la imagen que están dando estos montajes inadecuados pueden perjudicar irremediablemente la imagen del sector; si ello ocurriese el impácto económico para todo Aragón sería catastrófico, si el PIB se viera fuertemente dañado, es muy probable que a muchísimos funcionarios aragoneses no se les podrían renovar sus contratos de trabajo.

Finalmente, piden respeto al Gobierno de Aragón, para poder seguir realizando su trabajo que consideran se está haciendo correctamente.


0
0
0
s2smodern
Natural Herboristería, Binéfar
Tamborrada 2017
El Aljilbe, bar restaurante, Binéfar

“Barbijaputa ya sé dónde vives, y voy a ir a asesinarte destrozándote el vientre a cuchilladas, feminazi de mierda!”. Esta frase, que puede parecer excepcionalmente dura, la recibí el otro día en mi buzón de correos . . . Lo alarmante no es ya tanto que la recibiera sino, más bien, darme cuenta de que estoy tan habituada a mensajes así que seguí desayunando . . .

Y no pasa nada. El activismo feminista está perseguido de esta manera por hombres que se saben completamente impunes, sin que absolutamente nadie le preste atención. La policía y la fiscalía, por su parte, sólo trabajan de oficio en las redes para buscar a personas que estén haciendo chistes sobre Carrero Blanco o ETA.

. . . muchos de esos hombres que . . . piensan que las feministas odiamos a los hombres por el simple hecho de ser hombres . . . sin informarse por sí mismos, sin leer jamás un libro feminista, sin saber realmente de qué va todo esto y qué reclamamos . . . se escandalizarían de las amenazas que luego sufrimos, sin saber que son colaboradores necesarios de esos acosadores.

. . . Unos prefieren la indiferencia y la ignorancia para hacernos desaparecer –si no de la sociedad al menos de su pensamiento–; otros atacan, insultan o se mofan; pero como en toda pirámide de violencia, en la cúspide están los agresores. Y todos los antifeministas tienen que entender que sin la base que ellos conforman, esa cúspide no existiría y las feministas no seríamos la diana de este acoso tan sangrante como normalizado.

Barbijaputa: «Libertad de persecución», en  eldiario.es ; Madrid : Diario de Prensa Digital, 2017-03-23 (extr. La Litera información)